viernes, 6 de julio de 2012

Que significa una Ley de Partidos para la República Dominicana??



Por: Luis Tejada
Opinión

Esto significaría que los partidos políticos puedan expresar el pluralismo democrático. Además podrían Concurrir a la formación y manifestación de la voluntad popular, y a los procesos electorales. Ya que los partidos son instituciones fundamentales para la participación política de la ciudadanía y base del sistema democrático.
La Ley de partido o ley Orgánica en su exposición expresa los motivos donde se indica que su objetivo es «garantizar» el funcionamiento del sistema democrático. "impidiendo que un partido político pueda, de forma reiterada y grave, atentar contra ese régimen democrático de libertades, justificar el racismo y la xenofobia o apoyar políticamente la violencia y las actividades de las bandas terroristas".
Para amplios sectores de la sociedad esta es una ley necesaria para acabar con la impunidad con lo que se entiende que los terroristas (Narco Trafico) utilizan las instituciones democráticas para financiarse y para luego extorsionar a las autoridades elegidas.
Para algunos sectores, como el PRD la no existencia de esta ley supone privar de derechos civiles a una parte de la población y prolongar medidas propias de un estado de excepción.
Es de todos conocidos que los partidos políticos son asociaciones de ciudadanos que constituyen personas jurídicas de derecho privado cuyo objeto es participar por medios lícitos, democráticamente, en los asuntos públicos del país dentro del marco de la Constitución Política del Estado y de las leyes vigentes del país.
Entre los artículos a enumerar en dicha ley, estarían las clausulas establecidas que servirían de guardianes preservadores de tales principios y que cada uno de los partidos, tendría que obedecer bajo todas circunstancias, entre ellos:
Fines y objetivos de los partidos políticos:
Son fines y objetivos de los partidos políticos, según corresponda:
a) Asegurar la vigencia y defensa del sistema democrático.
b) Contribuir a preservar la paz, la libertad y la vigencia de los derechos humanos consagrados por la legislación Dominicana y los tratados internacionales a los que se adhiere el Estado.
c) Formular sus idearios, planes y programas que reflejen sus propuestas para el desarrollo nacional, de acuerdo a su visión de país.
d) Representar la voluntad de los ciudadanos y canalizar la opinión pública.
e) Contribuir a la educación y participación política de la población, con el objeto de forjar una cultura cívica y democrática, que permita formar ciudadanos capacitados para asumir funciones públicas.
f) Participar en procesos electorales.
g) Contribuir a la gobernabilidad del país.
h) Realizar actividades de cooperación y proyección social.
i) Las demás que sean compatibles con sus fines y que se encuentren dentro del marco normativo establecido por las leyes establecida.
Si al principio mencionamos que los partidos son instituciones fundamentales para la participación política de la ciudadanía y base del sistema democrático. Es decir cualquier ciudadano y que sea miembro de ese tal o cual partido, tiene el pleno derecho de aspirar a posiciones electivas por el pueblo, siempre y cuando conste con las reservas económicas necesarias para poder cumplir con tales aspiraciones, es decir que los partidos no tienen un dueño en particular como se ventila en la República Dominicana, donde vemos a los actores diputándose posiciones internamente, como si el partido en si, fuera su propiedad privada.
Nos preguntamos, puede alguien decirme quien o quienes son los dueños del partido demócrata de los Estados Unidos? Quien es el dueño del partido Republicano de los Estados Unidos?
Son instituciones fundamentales para la participación política de la ciudadanía.
Permitiría Hipólito Mejía convertirse en un ciudadano más dentro del PRD? O permitiría Miguel Vargas convertirse en un miembro del PRD, sin funciones de líder dentro de esa organización?
Cuando personas como estas entiendan lo que significa una ley de partido, estoy seguro que se podrá establecer una ley de partido en la República Dominicana por el Congreso de la Nación.