domingo, 5 de febrero de 2017

Asesora Trump habla de masacre que nunca ocurrió para justificar medidas

Kellyanne Conway, asesora del presidente Donald Trump
Redacción Central

WASHINGTON.- En un paso más para justificar las recientes medidas del gobierno de Donald Trump contra el acceso a los Estados Unidos de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, una de sus personas de confianza ha vuelto a cometer un error histórico.
Kellyanne Conway, asesora del presidente republicano y célebre ya por acuñar ante la prensa el nuevo concepto de “verdades alternativas”, se refirió a “la masacre de Bowling Green”, supuestamente perpetrada en el estado de Kentucky por dos refugiados provenientes de Irak.
“Obama impuso un veto de seis meses al programa de refugiados iraquíes después que dos iraquíes vinieron al país, se radicalizaron y fueron ideólogos de la masacre de Bowling Green”, aseguró Conway en medio de una entrevista con el periodista Chris Matthews en el programa Hardball de MSNBC.
Conway: “La mayoría de la gente no lo sabe porque no se cubrió”.
Según la asesora, este evento que nunca fue cubierto por la prensa justifica la actual medida del ejecutivo estadounidense. Sin embargo, la supuesta masacre de la que habla Conway nunca tuvo lugar. Simplemente no existe en los anales de la prensa y de la historia reciente de este país.
Muy probablemente, en su segunda pifia ante los medios de prensa, la funcionaria se haya querido referir a dos ciudadanos iraquíes residentes en Bowling Green, una localidad de 58.000 habitantes, que en 2011 fueron detenidos y condenados por intentar enviar dinero y armas a la rama de Al Qaeda en Irak.
En aquella ocasión, el Departamento de Justicia se ocupó de aclarar que el propósito de Mohanad Shareef Hammadi y de Waad Ramadan Alwan era atentar contra objetivos militares estadounidenses en ese país del Oriente Medio.
También haber admitido además que ya antes habían atentado contra tropas de Estados Unidos en Irak. Shareef Hammadi fue condenado a cadena perpetua, mientras que a Ramadan Alwan le esperan de 30 a 40 años, antes de obtener la libertad condicional con supervisión permanente.
Esta mañana, Conway admitió a través de su cuenta en Twitter que ese había sido el objetivo de su comentario; pero ya las reacciones se habían hecho notar.