martes, 24 de marzo de 2009

Jhonny Pacheco gran Soberano




Por la Redacción Central

Los Premios Casandra han consitado los más altos niveles de audiencia en toda la historia de la televisión Dominicana, y hoy quedo demostrado la calidad y organización del magno evento artístico, en breve espere más informaciones.

La Historia del músico dominicano más trascendente del siglo XX”, porque “encabezó el primer movimiento musical latinoamericano de trascendencia mundial”.

Al cumplir sus 70 años de edad, solo podemos decir de Johnny que es la historia viva de la música latina. Su voz la diluyó entre el sonido peculiar de la flauta francesa y los coros mañosos que imitarán a los de la Sonora Matancera. Parece haber recogido ― de manera complice junto a su socio de juventud Charlie Palmieri ―, toda la música cadenciosa de la isla mayor y la prolongara en la ciudad de Nueva York. Su primer álbum, Pacheco y su Charanga Vol. 1, fue el más vendido en el año de 1960, por lo que se volvió un clásico.
Durante los años 60s y 70s Pacheco y el gran Charlie parecían hacerlo todo, organizaron un grupo de charanga vanguardista muy exitoso llamado la Duboney (Palmieri contacta a Johnny Pacheco en el club Montecarlo) con el que llenaron todos los bailes, abarrotaron el Palladium, el Corso, el Caborrojeño, el club Caravana, el Palmolive, Hunts Point Palace, el Palm Garden, el club Triton, entre otros. Cuando la Pachanga invadió a la gran ciudad, y se convirtió en una locura, ahí estaba Pacheco en el lugar exacto donde se cocinó la pachanga, el club Social Tritón en el Bronx, modificando su charanga e introduciéndose en el nuevo ritmo con las magnificas voces de un trío de oro: el maestro Chivirico Dávila, el señor Elliot Romero y el maestro Rudy Calzado, en efecto, compartieron todo este momento con los pachangueros de Orlando Marín, Héctor Rivera y su Orquesta, El Sexteto La Plata, la Orquesta de Chuito Vélez y sus Estrellas Boricuas, Charlie Palmieri, Joe Quijano, Al Castellano, Mongo Santamaría, Lou Pérez y su Orquesta, Mon Rivera, Pete Terrace y su Orquesta, Arsenio Rodríguez, Dioris Valladares y su Conjunto, Joe Loco, Kako y su Combo, Charlie Fox, Manolín Morel y su Charanga, Tito Rodríguez, Don Belisario López entre otros y de verdad que fue el delirio. Luego acompañó esa maravillosa reunión que se dio en el club Village Gate en Greenwich Village, la cual se cobijó bajo la sombrilla de los Allegre All Stars y resultaron tres hermosos LPs bajo las voces de Cheo Feliciano, Monguito "El Único" y Chivirico Dávila. Defendió la música típica cubana cuando el boogaloo arrasó con los cimientos tradicionales. Y ya a comienzos de los años 70s reunió la "Maquina Musical" de La Fania All Stars convirtiendose en una estrella internacional, con presentaciones en Estados Unidos, Europa, Africa, Asia y toda Latinoamérica. Pacheco y su Charanga fue la primera banda latina que encabezó la cartelera del Teatro Apollo, del barrio neoyorquino de Harlem, el templo del jazz (1962), y el álbum en el estadio de los Yankies con la Fania fue reconocido como una de las joyas musicales del siglo pasado.
Armando López lo expresó: "Pacheco nació en zurrón. Cuando ya los violines le quedaban cobarditos, y su Charanga comenzaba a apagarse, lo llamaron para trabajar con metales en la Feria Mundial de 1964, y ahí mismo cambió de palo pa' rumba: ¡Nació Pacheco y su tumbao! Para que no fuera una copia de la Matancera, le agregó un bongó y un tres, al estilo de Arsenio Rodríguez. Sólo faltaba la Fania, el mágico encuentro de Pacheco con el abogado Jerry Masuci, que lanzaría al mundo el nombre de "salsa", y llenaría el vacío que dejaba la música cubana, aislada en su revolución".
La primera grabación con la Fania (1964) fue el disco 3-25. La noche del jueves 21 de agosto de 1971 en el Cheetah de Nueva York, será recordada como aquellas coordenadas geográficas que orientaron a la música latina para que escapara a la conquista de todos los mundos. Es cuando la expresión de la Salsa adquiere todo el vigor e impulso necesario para expandirse determinante a todo el Caribe y a las comunidades latinas de los Estados Unidos, Pacheco expresa: "Fue una noche inolvidable donde le dimos un realce al pueblo latino con Nuestra Cosa Latina".
Quitaron todo a su paso y sin pedir permiso a nadie, absorvieron la comunidad latina con su propuesta, en efecto, se posesionaron desde el Barrio (el Harlem Hispano) el ambiente musical de los candados de Queens, el Bronx, Brooklyn y Manhattan, "Eso fue dos días antes del recital de Fania All Stars en el Cheetah, cuando salíamos —Bobby Valentín y Johnny Pacheco— del restaurante del hotel que está frente al Cheetah, nos quedamos los dos que no podíamos salir y entonces vino el estribillo y de allí salí corriendo para hacer el arreglo", tema que a decir del propio Johnny Pacheco, "todavía tenemos que tocarlo en todos nuestros conciertos".
A lo lejos parecía una caricatura o un gracioso boceto de Miró. Su figura delgada enjuta en una camisa sicodélica, pantalones oscuros bota ancha, removiendo una y otra vez su larga melena, sus brazos agitados en posesa conjunción tal una transmutación del director austriaco Herbert Von Karajan, dirigiendo una maquina musical, fue una imagen perpetua que Pacheco nos las mostró en todas las presentaciones de la Fania All stars.
El maestro Johnny Pacheco, indudablemente el protagonista principal del fenómeno musical denominado salsa, desde las perspectivas del sello discográfico FANIA y de la orquesta, gestada en el seno del mismo sello y dirigida por él, denominada FANIA ALL-STARS.
César Miguel Rondón, radio-locutor y escritor venezolano, autor de EL LIBRO DE LA SALSA, (Óscar Todtmann Editores C.A. Caracas, 1980), primera publicación en español en abordar en forma profunda el fenómeno de la salsa y obra obligada de consulta de todos los estudiosos e investigadores del fenómeno salsero; cataloga a Pacheco, junto al pianista y director de orquesta Larry Harlow, como uno de los pilares de la onda tradicionalista del movimiento. (ISC)

Johnny Pacheco en su juventud

Juan Zacarías Pacheco Kinipping, mejor conocido como Johnny Pacheco, nació en Santiago de los Caballeros, República Dominicana el 25 de marzo de 1935.
Su madre Octavia, era una maestra de ascendencia alemana, y su padre Rafael Azarías Pacheco, un sastre que estaba considerado el mejor clarinetista dominicano, y quien dirigía la ORQUESTA SANTA CECILIA, la número uno por esa época.
El joven Johnny siempre visitaba la estación de radio local Nueva HB, y cuando la banda tocaba nunca perdía la oportunidad para escucharlos. Pronto estaba sentado en una pequeña silla, al lado de la sección de vientos, pasándole orgulloso las partituras a los integrantes de la banda.
Un día de reyes su padre le regaló una harmónica y a los siete años ya Johnny tocaba Compadre Pedro Juan, un merengue compuesto por el pianista de la banda, Luis Alberti, y grabado también por ellos.
Más tarde la familia se residencia en Santo Domingo, donde su madre Doña Octavia solía escuchar novelas radiadas desde Cuba, dejando la radio encendida el resto del día. Por esos tiempos, Radio Progreso y Radio Mambí pasaban canciones de Arcaño y sus Maravillas, Orquesta Ideal, El Sexteto Habanero y Arsenio Rodríguez, los cuales son escuchados cuidadosamente por Johnny, quien de esta manera absorbe mucha de las influencias musicales que marcarían su estilo.
En 1946, cuando Johnny contaba con once años de edad, su familia se traslada a la ciudad de Nueva York donde ingresa a la escuela Pública en el Bronx, en un vecindario en el que se sentía como en la guerra de Corea. “Había cinco de nosotros, una hermana y cuatro hermanos, teníamos que pelear para sobrevivir. Existían pequeñas pandillas en la calle. Una vez que veían que no eras una gallina, te volvías parte de ellas”, comenta Johnny(1). Pero Johnny se mantuvo fuera de ellas, debido a su fascinación por la música. En la escuela aprendió a tocar el clarinete y el saxofón, y jugaba stick ball.
Ya en la secundaria, y siguiendo los pasos de uno de sus hermanos que era Ingeniero Eléctrico, Johnny aprendió tecnología eléctrica.
En 1953, Johnny tocaba percusión y cantaba en conjunto del pianista Gil Suárez, donde también Louie Ramírez ejecutaba el vibráfono.
Por 1954, mientras estudiaba en la Bronx Vocational High School. fundó una banda de mambos denominada THE CHUCHULECOS BOYS, en la cual tocaban Eddie Palmieri, piano, Barry Rogers, trombón acompañados también de Al Santiago, Mike Collazo y Ray Santos entre otros. Barry, que estudiaba para ser mecánico automotriz pronto siguió el ejemplo de Johnny, y se convirtió en músico de tiempo completo, continuando el trabajo en carros como hobbie. Por esa época el mambo estaba de moda, y la más grande canción del grupo fue su versión de Dragnet mambo, grabada por Machito para el sello SEECO ese mismo año. Su instrumentación consistía en saxo alto, trombón, piano, bajo y una sección de ritmos. Tocaban en bodas y actos sociales, y sus miembros eran como una familia, pero Eddie siempre llegaba tarde, así que un día Johnny tuvo que reemplazarlo. Fue una decisión dolorosa.
Posteriormente Johnny continuó con sus estudios en el Brooklyn Tech, donde sobresalió en todos los cursos. Mientras, continuaba haciendo pequeñas presentaciones con su banda, hasta obtener el grado. Pero recibió una gran desilusión cuando empezó a tener trabajos en el campo tecnológico, todo lo que podía ganar eran US$ 35 a la semana, previo del pago de impuestos.
Un día Luis Quintero lo llamó y le preguntó “¿sigues tocando el acordeón?, vamos a tocar en Villa Pérez y te daremos US$ 95 al final de la semana, más cuarto y tiquete. Esta cantidad de dinero le interesó mucho, así que, sin dudarlo, dejó sus herramientas de ingeniero y se convirtió en músico, sin volver atrás (1).
Después empezó a trabajar como percusionista. Su amigo Willie Rodríguez tocaba la batería con la Orquesta de Paul Whiteman, la gran orquesta Número 1 en Nueva York. “Pienso que él me llamó porque era el único que tocaba bongó y conga y que podía leer música”. Cuando necesitaban a un percusionista latino, me llamaban, así que participé en el Show de Steve Allen y en el Show de Johnny Carson (1).
Cuando Johnny empezó a tocar percusión los cencerros no estaban disponibles comercialmente, por eso los timbaleros de Nueva York empezaron a localizar en las carreras de caballos, si había cencerros colgando del cuello de los caballos para quitárselos. “Yo recuerdo una vez un caballo que tenía uno colgando en el cuello e intenté cortarlo. El jinete vino y me dió una paliza, me atraparon con la evidencia, pero era una hermosa campana”. Por ese tiempo intentó construir un par de congas, para lo cual fabricó la parte de madera y contrató a alguien que trabajaba en un proyecto para la Fuerza Aérea, para que le elaborara la parte de metal. Un día, mientras lo visitaba encontró una pieza metálica en el piso y Johnny, instintivamente la recogió y la golpeó, produciendo un sonido que hizo eco en su oído. “Jesucristo, tengo que hacer un cencerro”, entonces produjo y vendió un buen número de estos cencerros (1).
En 1955, Johnny se integra al grupo THE MAMBALEROS, quinteto de Lou Pérez, conformado por Nick Conti, piano; Johnny Grasso, saxo tenor y flauta; Cece García, vocalista; Lou Pérez, percusión y Johnny Pacheco en las congas. Debutan en el club Blue Haven de Queens.
Pasado algún tiempo se incorpora a algunas grandes orquestas como la de Tito Puente en calidad de percusionista, Xavier Cugat y en la de Dioris Valladares como conguero.
En Octubre de 1958, Johnny actuaba con la orquesta de Valladares en el Monte Carlo, ubicado en la calle 137 y Broadway, donde alternaban con el quinteto de Charlie Palmieri. Allí Charlie lo escucha practicar la flauta en los intermedios y se le presenta. En poco tiempo, Johnny se une como baterista al grupo de Palmieri, participando en la grabación para el sello GONE, del álbum EASY DOES IT, donde ejecuta la conga y bongoes.

La Orquesta del maestro Fajardo en el Palladium Ball Room
Para ésa época Fajardo y sus Estrellas se presentaron en una función política para el Senador John F. Kennedy, en el Waldorf Astoria de New York, y su show impactó a los amantes de la música latina y pavimentando el camino para la locura de la charanga. Antes de finalizar el año, Mario Cora, el trompetista del grupo de Palmieri decide regresar a Puerto Rico para integrarse al combo de Cortijo, y Johnny comenzó a tocar los solos de flauta. Así nace LA DUBONEY.
De igual manera en ese tiempo, los lazos económicos y culturales con Cuba se habían intensificado, así que el momento estaba maduro para que Charlie y Johnny comenzaran con su grupo de charanga. “Nosotros cambiamos completamente el sonido de la música latina neoyorkina porque la charanga era ejecutada con flautas y violines, dos voces al unísono y la sección rítmica; timbales, güiro y conga. Ese es el sonido típico cubano” (1).

El grupo del maestro Johnny Pacheco para 1960.
En 1960, luego de haber grabado para el sello UNITED ARTIST el primer álbum titulado CHARANGA!, (WS Latino 4090), (reeditado en 19XX bajo el título ECHOES OF AN ERA, por el sello WS Latino), Johnny y Charlie se dieron cuenta que sus gustos musicales eran diferentes. “Charlie era uno de los mejores pianistas de la música latina, era un gran arreglista, pero usualmente escribía muy sofisticado y a Pacheco le gustaba la cosa simple. Johnny entonces hacía los arreglos y escritos, Charlie no era un compositor. Cuando finalizaron la grabación, Charlie tenía su idea de charanga y Johnny la de él. Fue en ese momento cuando se separan”. Debido a que los miembros de la banda estaban muy unidos, decidieron en un “cara o sello” quien se quedaría con quien. Cuando terminaron, Charlie compró una botella de licor y celebraron(1).

Pacheco organizó su propia banda y empezó a comercializarla en la ciudad. Sin embargo nadie quería grabar al nuevo grupo, por lo que fue a un estudio y grabó un disco promocional que contenía los temas El güiro de Macorina y Óyeme mulata. Seguidamente pagó una visita a Rafael Font, un DJ que amaba la charanga, suplicándole “coño puedes tocar esto para mí?”. A Font le encantó lo que escuchó y predijo el éxito. “No sabía que el público había inundado la emisora con llamadas tratando de averiguar dónde conseguir el disco. Se convirtió en un éxito instantáneo. Al Santiago tenía una tienda de discos y la gente fue el sábado a comprar esa cosa de la radio El güiro de Macorina. Al dijo qué diablo es eso del güiro de Macorí?, nadie sabía quien lo había grabado, era sólo un promocional”. Ese domingo Johnny tocaba en un club llamado Los Tritones, localizado en el Bronx, y cuando Al Santiago entró la banda no había alcanzado su octavo tema y le dijo “quieres grabar hijo, te daré un contrato”. Santiago era el propietario del sello ALEGRE.
En este mismo año de 1960, Johnny Pacheco firmó para el sello ALEGRE, grabando de inmediato su primer álbum, bajo la producción de Al Santiago, titulado, PACHECO Y SU CHARANGA (Alegre LPA-8010). El álbum contenía los temas La Melodía, Óyeme mulata y El tema de Pacheco, composiciones de Johnny; El Güiro de Macorina, el primer éxito como compositor y arreglista de Louie Ramírez; El agua del clavelito, de Miguel Ángel Pozo; El Chivo, de Vinicio González; Se fue para la luna, de Lou Pérez; La Malanga, de Rosendo Ruíz Jr; y Soy de Batabano, Sabrosa como el guarapo y Que le pasa a mí mamá?. En sólo seis meses se vendieron más de 100.000 copias del álbum, convirtiéndose en el de mayor venta en la historia de la música latina hasta ese momento. “Si hubiera sabido que sería tanto el éxito, hubiera hecho el disco yo mismo, pero no tenía idea” se lamenta Pacheco. La banda para el disco, estaba conformada por Johnny Pacheco, líder y flauta; Julián Cabrera, congas y John Palomo, percusión; todos provenientes de la banda de Palmieri; Daniel González, Carlos Piantini y José “Chombo” Silva (2), violines; Héctor Pellot, piano; Víctor David Pérez, bajo; Manny Oquendo, percusión; Elliot Romero y Pedro Manuel “Rudy” Calzado, vocalistas.
En 1961, graba su segundo álbum para el sello ALEGRE, titulado, PACHECO Y SU CHARANGA, VOL II, (Alegre SLPA-8050). Para éste álbum, Pacheco incorpora dos nuevos violines, ejecutados por José Andreu, quien venía de la banda de Palmieri y Alberto Fajardo. El disco presentaba los temas Soy guapo de verdad, composición de Pacheco; Pare Cochero, tema del cubano Marcelino Guerra; Espíritu burlón, de Miguel Jorrín; Treinta kilos, de Héctor Rivera; Caramelos, de Roberto Puente; el bolero Triste muñeca, de Félix Reyna; En ti, en ti, bolero de Luis Demetrio; Que bueno está el ambiente; Compay André; y el tema de Rudy Calzado, Con su bataola.
En éste mismo año, Al Santiago crea THE ALEGRE ALL-STARS, eco de los famosos Cuban Jam Session del sello cubano PANART. Era una banda que tenía una instrumentación única conformada por flauta, saxo tenor, trombón y una sección completa de ritmo. Johnny Pacheco forma parte de esta agrupación en calidad de co-líder, (el líder era su amigo el pianista Charlie Palmieri), quien además se encarga de reclutar a su amigo trombonista Barry Rogers, para que toque con la banda. Con ellos participa en la grabación del primer álbum de descargas de las estrellas, titulado THE ALEGRE ALL-STARS (Alegre LPA-8100).
En 1962, graba el tercer álbum para el sello, titulado, PACHECO Y SU CHARANGA, VOL III – QUE SUENE LA FLAUTA, (Alegre LPA-8110), que contenía los temas Alto Songo, del pianista cubano Lilí Martínez Griñan; Acuyuyé, pachanga-twist compuesta por Pacheco; Vuela la paloma, de Félix Reyna; Cachita, de Rafael Hernández; Rosalía, del pianista Gil Suárez; El piñazo, de Johnny Pacheco; Pita camión; A caballo; Mentiras criollas, pachanga de Félix Chappotín; y el danzón Que suene la flauta de Víctor Marín Hernández. El 5 de mayo se une a la banda Pete “El Conde” Rodríguez, en reemplazo de Rudy Calzado.
En 1963, Pacheco graba dos álbumes: el cuarto titulado PACHECO Y SU CHARANGA, VOL IV – SUAV’ITO, (Alegre LPA-8200), vocalizado por Pete “El Conde” Rodríguez, Vitín López y Elliot Romero, en el cual se incluyen los temas Recuerdos de Arcaño, Mi paloma, Batachanga y El chéchere, compuestos por Pacheco; Masacote, de Héctor Zeno/J.Pacheco/Álvarez; Cumbaye, de Silvio Contreras; Carnaval, de L. Velasco; Cachetera, de Mike Ramos; Suavito, de Gil Suárez; Pa’ los pollos, de Enrique Jorrín; No me toques ese punto y Barrio, composiciones de Lou Pérez.
Y el quinto, y último álbum para ALEGRE, titulado SPOTLIGHT ON PACHECO – VOL V, (Alegre LPA-8270), vocalizado por el trío Rodríguez – López – Romero, que contenía los temas El Carabiné, Chuki-luki wobble y Los chiquitines, composiciones de Pacheco; Las matanceras son, de Hilda Rodríguez; A mí que, de Jesús Guerra; y La muerte llegó, de M. Jorrín; Muchachita sencilla, de Enrique Bonne; Decidido, de Gil Suárez; Yo te voy a hacer caso; y el tema brasilero Desafinado, de N. Mendonca y Antonio Carlos Jobin.
Éste álbum terminaría siendo el último grabado con su charanga tradicional, ya que a partir del año siguiente, modificaría éste formato por el de un conjunto.
También contribuye con los temas Verano de amor, de Steiner/Vázquez/Monte; Montón Simón, de su autoría y Dame tu cariño, de Rudy Calzado, para el álbum LAS CHARANGAS – PACHECO, PALMIERI, FAJARDO, (Alegre LPA-8070), grabado para el sello ALEGRE.
Hacia finales del año, Johnny Pacheco conoce a Jerry Masucci en una fiesta en el Hotel Taft. Inmediatamente congeniaron, y Jerry, un judío-americano que ejercía como abogado, pronto estaría manejando el divorcio de Johnny. Un día cuando estaban sentados en un pequeño club Johnny le dijo a Jerry “Sabes, voy a comenzar mi propia compañía de discos”. Jerry le preguntó si necesitaba asesoría legal, “Sí, dijo Johnny, voy a necesitar un abogado para conseguir los papeles, y algo de dinero porque no tengo”. El instinto de Jerry para los negocios y la genialidad musical de Johnny, generó un matrimonio hecho en Manhattan. Consiguieron un préstamo de US$ 2.500 y fueron a un estudio a grabar.
Por esa época Al Santiago tenía una mina de oro en sus manos, pero sus problemas personales empezaron a afectar su negocio, llegando a tener problemas financieros. Aunque Pacheco atesoró aproximadamente el 50% del ingreso de ALEGRE, Santiago no pudo pagar más sus compromisos, y cuando el contrato expiró, Pacheco se retiró del sello.
Además de la idea del sello, Pacheco también había decidido cambiar su banda de charanga por un conjunto de son, para lo cual sigue los parámetros musicales de LA SONORA MATANCERA, incorporando un par de trompetas muy afinadas. Este cambio fue forzado porque todos los violinistas “decentes” en New York, querían tocar música clásica. La banda llevaría el nombre de NUEVO TUMBAO.
En 1964, Pacheco y su NUEVO TUMBAO deciden lanzar el primer trabajo, CAÑONAZO, bajo su propio sello musical, para el cual toman el nombre de un viejo son compuesto por Reinaldo Bolaños, FANIA.
Mientras tanto FANIA empezaba a recoger sus frutos. La joven compañía de grabación había contratado algunos músicos y quería exponer a todos en sus listas.
En 1966, ya con cuatro álbumes producidos con el NUEVO TUMBO, Pacheco retoma el sonido de la charanga con el álbum PACHECO Y SU CHARANGA – BY POPULAR DEMAND, (Fania SLP-333), vocalizado por Elliot Romero, El Conde Rodríguez –quien regresa al conjunto, luego de haber grabado dos álbumes con el CONJUNTO SENSACIÓN de Rey Roig- y Tony Díaz. El álbum incluye los temas Dos Gardenias, de Isolina Carrillo; Los problemas de Atilana, de Pedro Aranzola; Compay Cucu y Suaviloo, de Pacheco; Bilongo, de Guillermo Rodríguez Fiffe; Mi carreta, de Ñico Saquito; La botija y el güiro, de R. Valdés; Yo soy la cndela, de Félix Molina; El jardinero y Sunshine Superman.
Pacheco y su Nuevo Tumbao
Hacia finales del año de 1963, Johnny Pacheco conoce a Jerry Masucci en una fiesta en el Hotel Taft. Inmediatamente congeniaron, y juntos fundan el sello FANIA, nombre tomado de un viejo son compuesto por el cubano Reinaldo Bolaños, titulado originalmente Fanía funché.
Además de la idea del sello, Pacheco también había decidido cambiar su banda de charanga por un conjunto de son, y es así como, eliminando los violines e incorporando un par de trompetas muy afinadas funda una nueva banda, la cual llevaría el nombre de EL NUEVO TUMBAO.
En 1964, Pacheco y su NUEVO TUMBAO deciden lanzar el primer trabajo, bajo su propio sello musical, el cual fue titulado MI NUEVO TUMBAO...CAÑONAZO, (Fania SLP-325), vocalizado por Pete “El Conde” Rodríguez. El álbum que además del tema Fania, incluía Cañonazo; Como mango; Cabio silé; Campeón; El kikiriki; Labrando la tierra; Yo soy guajiro; El pregonero; Dakar, punto final y Pinareño, apareció con el número de catalogo 325, en alusión a la fecha de nacimiento de Pacheco.

En 1965, graba su segundo álbum titulado PACHECO AT THE NEW WORLD’S FAIR, (Fania SLP-326), que contenía temas como Qué pelota, Galan Galan, Carnavales, El Boniato, y Alto Songo vocalizados por Pete “El Conde” Rodríguez y Soy del monte y Se me fue, vocalizados por Ramón Quian, Monguito El Único, quien se había unido a la banda.
También graba el tercer álbum, titulado PACHECO TE INVITA A BAILAR, (Fania SLP-327), vocalizado por Monguito “El Único” y Chivirico Dávila, pues El Conde luego de una disputa con Monguito, decide separarse de la banda. El álbum incluye el éxito Sarandonga; y los temas Acere Cipriano; La mujer del peso; Mayarí; Guajira camara; El Diablo; Que humanidad; El pescador; Ven y ven; Cuante na’má; y Salsa.
En diciembre, Pacheco realiza un extraño y experimental álbum de descargas titulado PACHECO – HIS FLUTE AND LATIN JAM, (Fania SLP-328). Para su grabación utiliza una selección de músicos, cuando muchos de éstos grandes todavía eran muy jóvenes; justo después de las descargas de Cachao y cuando la descarga aún era un concepto relativamente nuevo. Integran el elenco: Lino Frías, piano; Bobby Rodríguez, bajo; Barry Rogers, trombón; Pedro “Puchi” Boulong y Bobby Valentín, trompetas; José “Chombo” Silva, saxo; Félix “Pupi” Lagarreta, violín; Orestes Vilató, timbales; Carlos “Patato” Valdés, congas; Ralph Marzán, bongoes; Oswaldo “Chihuahua” Martínez, güiro; Carlos “Caíto” Díaz, vocalista y Johnny Pacheco, flauta y vocalización. Los temas del álbum fueron: Sugar Frost (Azucare), el cual se mantuvo vigente en New York por muchos años; Tinguaro, donde el saxo de “Chombo” Silva puso el toque jazzístico -su saxo es considerado uno de los mejores cuando une el jazz con lo latino-; Así son boncó, donde se destacan los solos irrepetibles de Pupi Legarreta en el violín y Barry Rogers en el trombón; Latin Gravy, Noche Buena y Yembere.
En 1966, Pacheco vuelve a utilizar a Monguito y Chivirico como vocalistas líderes para el álbum VIVA ÁFRICA, (Fania SLP-330), el cual incluye los temas El Champolón (Bacalao); Oye Canuto; Los guandulitos; A Morón; Avelino; No tienes corazón; La rebelión; Con un temporal; Mi pollo bon bon; El mundo; Sazonando y Guararey na’má. El álbum lleva el nombre en honor a la gira de Pacheco por África, especialmente en Abidján donde actúan en el Hotel Ivoire.
En este mismo año, Pacheco -ejecutando la flauta- y Monguito en la vocalización, participan en la grabación del álbum LIVE AT THE VILLAGE GATE realizado por la TICO ALL-STARS; y retoma el sonido de la charanga con el álbum PACHECO Y SU CHARANGA – BY POPULAR DEMAND, (Fania SLP-333), con la vocalización de Elliot Romero, El Conde Rodríguez –quien regresa al conjunto, luego de haber grabado dos álbumes con el CONJUNTO SENSACIÓN de Rey Roig- y Tony Díaz.
En 1967, regresa al sonido del conjunto en su nuevo álbum SABOR TÍPICO, (Fania SLP-339), vocalizado por Pete “El Conde”, Alberto Valdéz y el propio Pacheco; en el cual incluyen los temas Convergencia; El Bajío; Para gozar Belén, de Arsenio Rodríguez; Que se fuñan, de Lilí Martínez Griñan y el mayor éxito del disco Soy hijo del Siboney; y respalda a Monguito El Único, en su primer álbum como solista, titulado PACHECO PRESENTS MONGUITO, (Fania SLP-341).

En 1968, graba los álbumes LATIN PIPER, (Fania SLP-358), un extraño intento de crossover que incluye el tema María Cervantes; nuevas versiones instrumentales de Suavito y Acuyuyé; y Soul piper; Lazy flute; Latino;Green peppers; Hola me tight, entre otros; y VOLANDO BAJITO, (Fania SLP-363), vocalizado por El Conde Rodríguez, Alberto Valdés y Pacheco. El álbum incluye los temas Que no muera el son; Agárrate de la brocha; Que risa me da; Azúcar Mami y Menú de chivo.
En 1970, Pacheco graba el álbum LA PERFECTA COMBINACIÓN, (Fania SLP-380), vocalizado por El Conde y donde el grupo utiliza por primera vez el tres. El álbum incluye La Esencia del Guaguancó, compuesto por Catalino “Tite” Curet Alonso, uno de los mayores éxitos de todos los tiempos y los temas Shalom Malecum, compuesto por Justi Barreto; El Negro Panchón; Sin caña y sin platanal y Sonero, composiciones de Cheo Marqueti; y el bolero de Pedro Flores Blanca.

En 1971, graba los álbumes LOS COMPADRES, (Fania SLP-400), vocalizado por Pete “El Conde” Rodríguez, el cual se constituyó en récord de ventas según versiones oficiales del sello y que ya apuntaba hacia la matancerización de la salsa. El álbum incluye los temas Soy el mejor; De que te vale; Agárrate de la brocha; y la composición del cubano Julio César Fonseca, Dulce con dulce; LOS DINÁMICOS, (Fania SLP-402), con la vocalización del cubano Justo Betancourt, ascendente estrella de la salsa, que incluye los temas Con los pies camino; Lo que quiero es gozar; Mango, piña y marañón; Corazón herido; y Matanzas, entre otros; y el sello FANIA edita una compilación de sus éxitos bajo el título de 10 GREAT YEARS, (Fania SLP-409), que incluye los temas La esencia del guaguancó, Pinareño, Dulce con Dulce, Soy hijo del Siboney, Convergencia, Sonero, El Champolón, Sarandonga y Alto Songo.
Luego del renacimiento de la FANIA ALL-STARS, en éste mismo año, Johnny Pacheco, “fue reduciendo progresivamente sus expectativas y ambiciones musicales terminando refugiado, a la larga, en lo que muchos bailadores calificaron como una SONORA MATANCERA modernizada o de hoy.” (3)

En 1973, graba el álbum TRES DE CAFÉ Y DOS DE AZÚCAR, (Fania SLP-436), último vocalizado por “El Conde” Rodríguez quien se separa de Pacheco para continuar su carrera como solista, y que contiene el éxito Viralo al revés; y temas como Primoroso cantar; Cositas buenas; Harina con boniato y La gloria eres tú, entre otros; y el sello ALEGRE -ya asumido por FANIA- publica el álbum HABÍA UNA VEZ / ONCE UPON A TIME, (Alegre SLPA-8830), una compilación de temas, grabados para el sello ALEGRE con su charanga, que incluye El Güiro de Macorina, Pita Camión, El Chivo, La melodía, Verano de amor, Caramelo, Barrio, Cachetera; Chuki-luki wobble y Vuela la paloma.
En 1974, produce con Celia Cruz el álbum CELIA & JOHNNY, (Vaya V 31) grabado para el sello VAYA -subsidiario de FANIA- en el cual se incluía un tema autóctono que le pertenece a la salsa neoyorquina -quizá lo mejor de todo el álbum- titulado Químbara, de la autoría del joven puertorriqueño Júnior Cepeda (4). “Esta grabación todavía luce insuperable, la inteligencia y el sabor de Celia para jugar con el montuno, así como el extraordinario pegue del arreglo, contribuyen a que ésta sea una de las producciones antológicas de la salsa.” (3) Los otros temas del álbum fueron Toro Mata; Vieja luna, del cubano Orlando de la Rosa; Tengo el idde y Ño Mercedes, composiciones de Tite Curet Alonso; Canto a La Habana, de A. Castillo; El tumbao y Celia, composición de Johnny Pacheco; El paso del mulo; El pregón del pescador; y Lo tuyo es mental.

En este mismo año, se publica una segunda compilación de temas grabados con el formato de charanga para ALEGRE, en el álbum titulado LO MEJOR DE / THE BEST OF PACHECO, (Alegre SLPA-7011), que incluye, entre otros, los temas Acuyuyé, El Chivo, Recuerdos de Arcaño, El Güiro de Macorina, El agua del clavelito y Alto Songo.
Pacheco y su Tumbao Añejo

En un concierto en 1974 en el Madison Square Garden de Nueva York: Johnny Pacheco, Pete "El Conde" Rodríguez y Ray Castro (fundador y líder del Conjunto Clásico). Foto de Martín Cohen
En 1974, Pete “El Conde” Rodríguez, el cantante estelar de los últimos años en el conjunto de Pacheco, es lanzado como solista por el sello FANIA, y Johnny en una hábil jugada recurre, para su reemplazo, al cantante cubano Héctor Casanova, quien había grabado con la banda de Monguito Santamaría y que poseía un timbre de voz muy similar al de Rodríguez, pero con estilo diferente a la hora de atacar el montuno salsero.
En 1975, Pacheco publica el álbum EL MAESTRO, (Fania SLP-485), con la vocalización de Casanova y que contiene dos temas de gran importancia para la salsa: Guaguancó pa’l que sabe, composición de Felipe Yánez -para quien está dedicado el álbum- con un excelente solo de piano de Papo Lucca y Faisán, y un magistral solo de tres ejecutado por Charlie Rodríguez. El álbum, que incluye otros éxitos como Yo no parlevu France, composición de Pacheco; Simaní; Las Muchachas, del maestro Billo Frómeta; y Mango Mangüe de Francisco Fellove, recibe la primera nominación de Pacheco para el premio Grammy. A partir de éste álbum, la orquesta se presenta como PACHECO Y SU TUMBAO AÑEJO.

También graba el segundo álbum para VAYA, titulado TREMENDO CACHÉ, (Vaya V 37), vocalizado por Celia Cruz. El álbum incluye los éxitos Cúcala, composición de Wilfredo Figueroa en ritmo de guaracha, (Ismael Rivera ya la había grabado antes como bomba); Tres días de carnaval; Oriza Eh y Dime si llegué a tiempo, del joven Júnior Cepeda; De la Verdegue, de Tite Curet Alonso; y La sopa en botella. Para el álbum la orquesta la conformaban Johnny Pacheco, güiro, quinto, coros y líder; Papo Lucca, piano; Héctor “Bomberito” Zarzuela y Luis “Perico” Ortiz, trompetas; Charlie Rodríguez, tres; Víctor Venegas, bajo; Johnny Rodríguez “Dandy”, congas; Louis Mangual, bongó; Manuel Gutiérrez, tambora; Ismael Quintana, maracas; y Justo Betancourt y Roberto Torres, coros.
En 1976, graba el álbum CELIA, JOHNNY, JUSTO & PAPO: RECORDANDO EL AYER, (Vaya VS 52), vocalizado por Celia y Justo Betancourt, el cual recibe nominación para el premio Grammy. El disco contiene viejos temas cubanos y antillanos tales como Besito de coco, composición de Ismael Rivera; Ritmo, tambó y flores, de José Vargas; Sé que tú, de Carlos “Caíto” Díaz; y Yerbero Moderno, de Carlos Mili, uno de los temas que más identifican a Celia. La ejecución del piano sigue a cargo del puertorriqueño Papo Lucca.

En 1977, Pacheco produce tres álbumes: EL ARTISTA, (Fania SLP-503), vocalizado por Héctor Casanova, y que incluye los temas Esa Prieta, tema popularizado por Beny Moré; Corso y Montuno, composición de Pacheco en homenaje a el club El Corso donde actuaba como orquesta de planta; La yerba brava; Mi propia sangre; La chiva; El inventor; Tu no sabes na; Ileana; Amarra el perro; y Dirindinde; LOS DOS MOSQUETEROS – THE TWO MUSKETEERS, (Vaya V 63), junto al excelso flautista y violinista cubano Pupi Legarreta; vocalizado por Tito Allen y Roberto Rodríguez, que incluye los temas No vales nada; Cara de llanta; Estoy a mil; El penado; Fin de semana; Vacila y no contamines; Picunina; Necia; Salsa; y Lo Saen. Para el álbum la orquesta estaba conformada por Johnny, güiro y vocalización; Pupi Legarreta, Lewis Kahn, Alfredo de la Fé, Mike Pérez y Aurelio Parada, violines; Enrique Orengo y Patricia Dilen, cellos; Sonny Bravo, piano; Víctor Venegas, bajo; Johnny Rodríguez “Dandy”, conga; Orestes Vilató, timbales; Louie Ramírez, vibráfono en el tema Necia; Milton Cardona, quinto y batá en el tema Lo Saen; Virgilio Martí, vocalización en El penado; y LLEGÓ MELÓN, (Vaya V 60), con la vocalización del cantante mexicano Luis Ángel Silva, “Melón” a quien Pacheco había conocido en 1964 en la feria mundial de New York. Para éste álbum la orquesta la conformaban Johnny, flauta y güiro; Sonny Bravo, piano; Eddie “Gua-gua” Rivera, bajo; “Perico” Ortiz y “Bomberito” Zarzuela, trompetas; Johnny “Dandy” Rodríguez, congas; Luis Mangual, bongó; Harry Viggiano y Charlie Rodríguez, tres y Héctor Casanova, maracas. El disco incluye la rumba flamenca Don Toribio, de Peret; Pacheco y su Tumbao; Esto si se llama querer; Quiero llegar a Puerto Rico; Veracruz; Compay Antón; Nuestra cita; Jícamo y Salsa; y Solo estoy donde se destaca el soneo lírico de Melón.
En 1978, graba con Celia Cruz el álbum ETERNOS, (Vaya JMVS-80), el cual sigue la línea de los anteriores con Celia, incluyendo viejos temas cubanos. Se incluyen los temas El bajío, de J. Fumeró / A. Castro; El Celoso, de Júnior Cepeda; Saludo celestial, de Efraín González; Flor de mayo; La vara y la moneda; Tengo un cariñito; Yembe laroco, de Branco Suazo; El guaba, composición de Pacheco; y La danza del cocoyé, de Luis G. Martínez.

En 1979, graba los álbumes LOS AMIGOS, (Fania 540), vocalizado por Casanova, en el cual se incluyen los temas Agua de clavelito; La mulata; Yo quiero morir cantando; Sale a buscar; El Rey; Si la tierra tiembla; Adoración; Chamaca; Me llevaron la cartera; y Los pollos no tienen dientes. Para el álbum, la orquesta estaba conformada por Luis “Perico” Ortiz; Héctor “Bomberito” Zarzuela y Ray Maldonado, trompetas; Papo Lucca, piano; Salvador Cuevas, bajo; Johnny Rodríguez “Dandy”, bongó; Eddie Montalvo, congas; Luis Mangual, percusión; Charlie Rodríguez, tres; y Santiago Cerón, coros; y LOS DISTINGUIDOS, (Fania 549), vocalizado por el veterano cantante puertorriqueño Daniel Santos, que contiene los temas Ciríaco El Sabroso, Patricia, Isla del encanto; Trabajando; Mala suerte; Lamento del campesino; Vergüenza; El jibarito; y Juliana.
En 1980, Pacheco participa en el álbum PACHECO, FAJARDO, PUPI – LAS TRES FLAUTAS º JAVIER Y SU CHARANGA, (Fania JM-561), donde Javier Vázquez como pianista y director musical reúne a los tres grandes flautista con un elenco que incluye a Alfredo de la Fé y Lewis Kahn, violines; Elpidio Vázquez Jr, bajo; Alberto Valdés, congas; Nicky Marrero, timbales; Enrique Orengo, cello; Osvaldo “Chihuahua” Martínez, güiro; Rodger Squitero, percusión brasileña y Jorge y Tony Maldonado en la vocalización. El álbum incluye los temas Las Tres flautas; No tiene rival; Que me has hecho vida, todos de la autoría de Javier Vázquez; Taconéala, de René Casanova; Presente y pasado, de José A. Fajardo; y Me voy pa’ Morón, de José Herrera.

Publica los álbumes PACHECO Y MONGUITO EL ÚNICO: LA CREMA, (Fania 567), compilación de grabaciones anteriores en la cual se incluyen los temas El diablo; Se me fue; La rebelión; Esto si se llama querer; Chambelón; Me voy contigo; Cuenta na’má; A Morón; Quítate el chaquetón; El pájaro y el cazador; Amanecer guajiro; Sazonando; y No tienes corazón; CHAMP, (Fania 581), compilación que incluye los temas Guaguancó pa’l que sabe; Amarra el perro; Primoroso cantar; Víralo al revés; Pacheco y su Tumbao; Esa prieta; Me llevaron la cartera; Si la tierra tiembla; Préstame los guantes; y Trabajando; PACHECO Y MONGUITO: SABROSURA, (Fania 587), compilación en la cual se incluyen los temas Ave María morena; Mayarí; Camina y prende el fogón; Salsa; Yo soy cagueyran; Ven y ven; No hay amor sin claridad; Acere Cipriano; Las cosas de tu mente; y Nunca vayas a pensar. El álbum presenta como invitados a Javier Vázquez, piano; Mario Hernández, tres; Elpidio Hernández, bajo; Alberto Valdéz, congas y Edgar López, bongó.
Y graba el álbum CELIA, JOHNNY AND PETE, (Música Latina JMVS-90), con arreglos de Javier Vázquez, Sonny Bravo y Luis García, donde Celia y “El Conde” vocalizan a dúo varios temas. El álbum incluye los temas Así cantaba papá, el único tema compuesto por “El Conde”; Distintos caminos y Pueblo negro, de Johnny Ortiz; Me voy contigo; Un toque de bembé; Una rosa roja, de Óscar Hernández; La dicha mía, de Johnny Pacheco; La madre rumba; y Vida. Participan en el álbum Héctor “Bomberito” Zarzuela, Pedro “Puchi” Boulong y Ray Maldonado, trompetas; Luis “Perico” Ortiz, solo de trompeta en el tema Me voy contigo; Sonny Bravo y Óscar Hernández, piano; Eddie Montalvo, congas; Luis Mangual, bongoes; Héctor Casanova, maracas; Salvador Cuevas, bajo; Milton Cardona, batá en el tema Un toque de bembé; Johnny Pacheco, güiro y coros; Adalberto Santiago y Ramón Rodríguez, coros.

En 1981, graba con el veterano vocalista cubano Celio González el álbum EL ZORRO DE PLATA PRESENTA AL FLACO DE ORO, (Fania 600), que incluye los temas Treinta kilos; El cigarrito; Amalia; Todo lo que ansío; El toqueteo; Salsa y guaguancó; Llora; La luna quiere, yo nó; y Pinareño. Y el sello COCO publica con el título de EARLY RHYTHMS, (Coco CLP-162), un álbum que contiene grabaciones realizadas en agosto de 1960 por el pianista René Hernández, en el apogeo de su brillante carrera y el joven flautista Johnny Pacheco. El álbum incluye los temas El Bodeguero de Richard Egües; Patricia de Pérez Prado; Mambo Inn de Mario Bauzá y Mi música es para ti de René Touzet; Cero codazos; Corazón de melón; Nicolasa; Cha cha René; Clap your hand cha cha; Cha cha castañetas; Óyeme mama; y Sambia.
En 1982, graba los álbumes FAJARDO & PACHECO, (Fania 603), con la participación del veterano flautista cubano José Fajardo, vocalizado por Cali Alemán, y que incluye una versión del tema Juaniquita; y los temas Siento una flauta; Hombre hispanoamericano; Cumbias con salsa; Dedos mágicos; Corta y clava; Salsero sentimental; y Llegaron los Koreanos. La orquesta para el álbum estaba conformada por José Fajardo, flauta; Johnny Pacheco, flauta y percusión; Sonny Bravo, piano; Joe Santiago, bajo; Eddie Montalvo, Alberto Valdéz y Nelson Rojas, congas; Miguel Pozo Jr, timbal; Eric Badner, Alfredo Triff, Eddie Drennon, Lewis Kahn, Mike Pérez y Abraham Norman, violines; Enrique Orengo, cello; y Osvaldo “Chihuahua” Martínez, percusión; y DE PELÍCULA, (Música Latina JM-613), con el también veterano vocalista cubano Rolando LaSerie y que incluye los temas El polvorete, de la cantante colombiana Lucy González; Por el amor; Añoranzas; Confórmate; La palabra fin; No me dejes solo; El paso de Encarnación, de Pedro Aranzola; y Ese mar es mío, del brasileño Joao Nogueira.

En 1983, se reune nuevamente con “El Conde” para grabar el álbum DE NUEVO LOS COMPADRES, (Fania 625). Se incluyen los temas Una guiñaíta; Es el eden; El divorcio; Tu reloj Pastora; Llegaste tarde; Dinga y mandinga; y Gondolero. Para éste álbum la orquesta estaba conformada por Paquito Pastor, piano; Andy González, bajo; Eddie Montalvo, congas; José Mangual, bongó; Tony Barrero, Luis Doñé y Héctor “Bomberito” Zarzuela, trompetas; Ivan Conde, tres; Gary Carrión, maracas; Cali Alemán, coros y Johnny Pacheco, flauta, güiro y coros.
En 1984, graba el álbum FLYING HIGH, (Vaya JMVS-100), vocalizado nuevamente por Luis Ángel Silva, “Melón” y que incluye los temas El Pañuelito; El grillo y la cucaracha; Por seguir tus huellas; No te olvido; Esa va y suena bien; Antes la tuve yo; Una experiencia; El Lunar y La Casuelita.

En 1985, graba el álbum JÍCAMO, (Fania 638), vocalizado por Pete “El Conde” Rodríguez, en el cual se incluyen los temas Amor en la arena; Los compadres seguirán; No es posible; Señora inspiración; Como cambian los tiempos; Dile; Tu barriga; y Son del callejón. La orquesta para el álbum la conformaban Johnny Pacheco, percusión y coro; Paquito Pastor, piano; José M. García, tres; Pedro “Puchi” Boulong y Héctor “Bomberito” Zarzuela, trompetas; Carlos Lalane, bajo; Luis Mangual, bongó; y Milton Cardona, congas; y DE NUEVO, (Vaya JMVS-106), vocalizado por Celia Cruz, el cual recibe nominación al premio Grammy.
En 1987, Pacheco y “El Conde” graban el álbum SALSOBITA, (Fania JM-644), el cual recibe nominación para el premio Grammy. Para la grabación del álbum, Pacheco utiliza una orquesta conformada por los siguientes músicos: Paquito Pastor, piano; Héctor “Bomberito” Zarzuela y Gordon Tomasini, trompetas; Johnny Torres, bajo; Eddie Montalvo, congas; Raymond Colón, bongoes; José García, tres; Cali Alemán, coros; y Johnny en la flauta, güiro, quinto y coros. El álbum incluye los temas Benuto y Déjame vivir de Lorenzo Hierrezuelo; Hilos de plata; Carmín, Moncha y Margarita; Flor de barro; Creo nuevamente en el amor; y El cantar de los Pinales de Tite Curet Alonso.

En 1989, “los compadres” Johnny Pacheco y Pete “El Conde” Rodríguez celebran el 25° Aniversario de su NUEVO TUMBAO, produciendo el álbum CELEBRACIÓN, (Fania 652). Para el álbum, que incluye los temas El Tumbaíto; Esa mujer; Sin fé; ¡Ay María Elena!; Cuentos marinos; Dame un traguito; Guantanamera y Yo tengo la llave, la orquesta estuvo conformada por los siguientes músicos: Isidro Infante, piano; Héctor “Bomberito” Zarzuela, Pedro “Puchi” Boulong y David Rodríguez, trompetas; Johnny Torres, bajo; Eddie Montalvo, congas; Tony Saydal, bongoes; José García, tres, Johnny Pacheco, flauta, güiro y quinto y El Conde, vocalista.
En 1993, cuando se creía que la orquesta había desaparecido después de su celebración de los 25 años, Pacheco reaparece en el mercado disquero con el álbum SIMA!, (Fania 670), vocalizado por Cheo Quiñónez, donde conserva su formato de conjunto de dos trompetas pero ahora con violines e invitados especiales, entre ellos Héctor Casanova, vocalizando un tema, y arreglos de José Febles, Óscar Hernández, Isidro Infante, Luis García y Paquito Pastor. El álbum incluye los temas El Petiso; Quiero ser; Soneto; Flauta y quena; Ya se fue; El marido de la cotorra; El diablo y to; y Charangas. Participan los músicos Charlie Sepúlveda y David “Piro” Rodríguez, trompetas; Isidro Infante, piano; Marcus Quintanilla, bajo; Luis Rodríguez, tres; Félix Farrar, Lloyd Carter y Brenda Vincent, violines; Jimmy Delgado, bongó y timbales; Eddie Montalvo, congas; Ramón Rodríguez, coros; y Johnny, flauta, percusión y coros; y como invitados Oscar Hernández, piano; Peter McNamara y Héctor Colón, trompetas; Jorge González, bongó y Porfirio Fernández, tambora.
En 1996, participa en el apoteósico concierto realizado en el Teatro La Perla de Ponce, Puerto Rico, junto a su “compadre” Pete “El Conde” Rodríguez, Ismael Miranda y Andy Montañéz. En dicho concierto, Pacheco ejecuta la flauta, hace parte los coros y oficia como director musical de los temas Los Compadres, Sonero, La esencia del guaguancó y Soy hijo del Siboney, vocalizados por “El Conde”. (El concierto fue grabado y publicado en el año 2001).
En el 2000, el sello FANIA publica el álbum JOHNNY PACHECO, (Fania 725), una compilación de temas grabados en álbumes anteriores así: Corso y montuno, Las muchachas, Tu no sabes nada y Esa prieta, vocalizados por Héctor Casanova; Víralo al revés, Dulce con dulce y El divorcio, vocalizados por El Conde; Pinareño, vocalizado por Celio González; Añoranzas, vocalizado por Rolando LaSerie; Esa va y suena bien, vocalizado por Melón; Ciriaco el sabroso, vocalizado por Daniel Santos; Pacheco y Masucci, vocalizado por Roberto Rodríguez; Mango, piña y marañón, vocalizado por Justo Betancourt; y El tumbao y Celia, vocalizado por Celia.
“Hablar del Zorro Plateado, de Pacheco, es hablar del personaje musical más astuto, carismático y visionario que tuvo ese fenómeno salsoso producido en el New York latino de los 70. Supo superar la onda matancerizante que tanto le criticaron y dejó dentro de su institución, a la que nunca le cambió su sonido – dos trompetas desde 1967 – un repertorio ”clásico” con suficiente fuerza y autenticidad que hay que recuperar y reconocer.
ENTRE AMIGOS
Sus amigos y compañeros de aventuras musicales le rinden homenaje con la presentación del disco compacto Johnny Pacheco entre amigo, editado por el sello Bronco Records.
El álbum Johnny Pacheco entre amigo incluye 11 temas: "Coco seco", "El exigente", "Celia… reina soberana", "La bicicleta", "Busca tu puesto", "La mujer de mi vecino", "La cirugía", "Qué mareo", "El bacaliboro", "La mujer del peso" y "Yo fallé". Los arreglos musicales corrieron a cargo de Bobby Valentín, Papo Lucca, Ricky González y el propio Johnny Pacheco, ofreciendo una sabrosa sonoridad que recuerda los años de esplendor de la salsa, muy lejos de las sosas producciones que dominan el mercado actual.
El sonido de esta producción discográfica estuvo a cargo de una imponente banda musical que contó con una lista dorada de invitados especiales entre los que resaltan el trompetista Arturo Sandoval, los pianistas Ricky González y Papo Lucca, el flautista Dave Valentín, el bajista Bobby Valentín, el bongosero Roberto Roena y el tresero Nelson González. Las voces de Héctor Casanova y Ray Viera, cantantes fijos del tumbao de Johnny Pacheco, son acompañadas por los vocalistas invitados: Gilberto Santa Rosa, Ismael Miranda, Tito Rojas, Michael Stuart, Cheo Feliciano, Adalberto Santiago, José Alberto "El Canario", Hermán Oliveras y Johnny Ventura.
Aunque un poco aquejado de salud, Pacheco sigue dedicado a producir música de calidad, como podemos observar en este álbum que incluye ocho temas de su autoría. Conocedor como ninguno de los secretos de la música bailable, Johnny Pacheco presenta un disco variado con salsa, son montuno, cha-cha-cha y merengue.
El álbum Johnny Pacheco entre amigo rescata una forma de hacer salsa. Se trata de la fórmula de uno de los más grandes protagonistas de la historia de la música antillana, con más de cincuenta años de carrera artística.
Haciendo una revisión de la discografía de Pacheco nos encontramos que ha grabado unos 48 LP, de los cuales 6 son en formato de charanga, y que por su orquesta han pasado grandes cantantes de la música caribeña y de la salsa como Pete “El Conde” Rodríguez; Elliot Romero; Ruddy Calzado; Héctor Casanova; Chivirico Dávila; Celia Cruz; Justo Betancourt; Tito Allen; Luis Silva “Melón”; Roberto Rodríguez; Monguito “El Único” y otros.
Con Fania

Esta nota quedaría incompleta si no destacamos el carisma de Pacheco como líder de la más famosa banda de salsa de toda la historia: LA FANIA ALL STARS. Su olfato comercial le permitió llevar con su sello Fania Records, la música antillana a todos los rincones del planeta.
Otra faceta de Pacheco que merece destacarse es la de compositor, suyos son éxitos como Mi Gente y el Rey de la Puntualidad temas que identifican al gran Héctor Lavoe. Tiene más de 150 composiciones en su catálogo, una decena de discos de oro y nueve postulaciones al premio "Grammy".
Hay quienes afirman que el primer intento de un reunión de todos estrellas del sello Fania se encuentra en el disco de Johnny Pacheco Latin Jam que contó con la participación de Chombo Silva, Pupi Legarreta, Orestes Vilató, Caito y Patato Valdés.
Los salseros de pura cepa recuerdan la imagen de Johnny Pacheco al frente de la Fania All Stars en las películas Nuestra Cosa Latina y Salsa filmadas en 1971 y 1973 respectivamente. Luego de exitosas giras por todo el mundo, en 1976 por primera vez grabó la Fania All Stars un disco en estudio sin el bullicio de los conciertos, dedicado a la memoria del gran cantante boricua Tito Rodríguez.

En marzo de 1979, las Estrellas de Fania viajaron a La Habana, haciendo parte de la delegación estadounidense al gran Encuentro Cultural entre Cuba y los Estados Unidos en el Teatro Karl Marx con la participación de destacadas luminarias del jazz de la casa discográfica Columbia Records, que compartieron escenario con la Orquesta Aragón, el Grupo Irakere y legendarios percusionistas cubanos. La presencia de la Fania All Stars pasó prácticamente desapercibida para el público habanero. Como registro histórico se grabó el disco Habana Jam que recoge la presentación de la Estrellas de Fania en el Teatro Carlos Marx de La Habana.
Dentro de la discografía de la Fania All Stars encontramos el álbum California Jam con temas instrumentales grabados en 1976 en los días de la primera producción discográfica de la Fania con la compañía Columbian Records. Este disco fue lanzado al mercado en 1980.
En la Fania All Stars, Pacheco además de oficiar como director, también hacia coros y aprovechaba para realizar sus solos de flauta y en algunas ocasiones acompañar con la percusión menor.


Homenaje a Johnny Pacheco en San Juan de Puerto Rico domingo 16 de marzo de 2003.
Estadio Juan Ramón Loubriel Bayamón
Compartimos plenamente la afirmación de algunos salseros que dicen que si la salsa existe se debe a Johnny Pacheco, genio y figura de este movimiento musical, gran gestor e impulsor del movimiento salsero que desde Nueva York inundó al mundo entero.
Esto y mucho más es el gran PACHECO, co-productor con Masucci en mas de 800 larga duración, responsables del despegue, el boom, imperio, crisis y decadencia de FANIA, el sello disquero que hizo conocer al mundo lo que se hacía en salsa desde la gran metrópoli, New York.”
Condecoraciones:
En noviembre de 1998, su nombre fue instalado en el Teatro Latino de Fama Internacional.
Entre los premios recibidos por sus logros podemos mencionar los siguientes: el premio Bobby Rodríguez Capó Achievement Award 1997, presentado por el Gobernador de Nueva York, George Pataki; Medalla Presidencial de Honor otorgada por el Presidente de la Republica Dominicana, Joaquín Balaguer en el 1996; Primer Galardón Internacional a un Artista Dominicano presentado en los reconocidos Premios Casandra en junio de 1996, además es el primer productor de música latina en recibir el Premio NARAS (Academia Nacional de Artes Magnetofonías y las Ciencias) del Gobernador de la Ciudad de Nueva York.
Seriamente comprometido a colaborar y contribuir con la comunidad latina mundial crea el Fondo de Beca Johnny Pacheco con la intención de darle una oportunidad al joven músico talentoso para que pueda desarrollarse como artista y beneficiarse de una buena educación en la universidad.

El maestro Johnny Pacheco con el maestro Oreste Vilato.
Notas:
Esta compilación se publicó en la Revista La Lira, de la Asociación de Amigos de la Música del Ayer, en diciembre de 2004 y enero de 2005 en Barranquilla - Colombia
(1) Mary Kent(1993). Pacheco: An Anniversary Salute. .
(2) Por recomendación de René Hernández, pianista de Machito, Pacheco le ofreció a “Chombo” un trabajo como violinista. Inicialmente rechazó la oferta, ya que desde 1938 no había ejecutado el instrumento. Sin embargo Pacheco le consiguió un instrumento y lo apresuró para que se pusiera en forma. En tres semanas “Chombo” se readaptó al instrumento, participando con Pacheco en la grabación de dos álbumes y destacándose en el corte Tema de Pacheco, incluido en éste primer álbum.
(3) César Miguel Rondón en El Libro de la Salsa, pag 89.
“La orquesta de Pacheco no era la SONORA MATANCERA pero se le parecía bastante. La sección de vientos recaía sobre dos trompetistas, que ejecutaban los arreglos siempre en los registros altos y sin tener entre ellos la acostumbrada distinción de primera y segunda trompeta; ambos alternarían las funciones con lo que se lograban mambos simples en apariencia y en proposiciones armónicas, pero de una indudable fuerza y efectividad.” César Miguel Rondón en El Libro de la Salsa, pag 92.
(3) César Miguel Rondón en El Libro de la Salsa, pag. 92.
(4) La historia del origen del mítico tema Químbara la publicó Armando López el 17 de julio de 2004 en el sitio Cubaencuentro.com en una entrevista con Johnny Pacheco: "Celia era la orquesta", a continuación él explica. “Estaba yo en Puerto Rico, cuando se me acerca un muchachito y me dice: 'Pacheco, yo tengo unos temitas que quiero que oigas', y le digo: 'bueno espérame aquí, tomate un café que tengo una reunión'.
Pero me entretuve allá adentro. Cuando salí, ni me acordé del muchacho. Ya me iba, cuando me cayó atrás, gritando: '¿Eh, tú no me vas a oír?', '¿Oír qué?', le respondí. '¿No me dijiste que te esperara?.
Y yo, con ganas de quitármelo de arriba, le lancé a modo de excusa: '¿tienes la partitura, o la grabación?'. Y me contestó: 'no señor, la tengo aquí', y apuntó para su garganta, y ahí mismo me cantó: "Químbara, quimbara, quimbaquín bambá…". ¡Me noqueó! Y le dije: 'ven pa' arriba, jovencito, déjame oír eso bien'. Se llamaba Junior Cepeda.
Le grabé como diez temas. Fue tanto el éxito de sus salsas, que se mudó para Nueva York, pero se empató con una mujer mayor, que celosa le pegó tres balazos. Lo mató cuando acababa de cumplir 22 años. La infeliz asesinó a uno de los mejores autores de salsa de todos los tiempos. Celia grabó Químbara, lo demás es historia.
En cuanto a la ruptura con la Dubney, el artículo “'Remembering Charlie Palmieri” (1989), el musicólogo e historiador Max Salazar comenta. "Para los años 60s las charangas estaban muy calientes y Charlie Palmieri y Johnny Pacheco dividían la orquesta para trabajar en lugares diferentes. Cuando los bailarines se quejaron con Charlie porque se sentían robados al tener que pagar altos precios por media orquesta, Palmieri decidió que el iba a ser el único que concertara las presentaciones de la banda. Bajo esas condiciones, Pacheco se retiró para formar su propia orquesta".


DISCOGRAFIA JOHNNY PACHECO

Grabaciones con el sello Alegre.

1960 C Pacheco y su Charanga, Vol I. (Alegre 8010)(El güiro de Macorina)
1961 C Pacheco y su Charanga, Vol II. (Alegre 8050)(Soy guapo de verdad)
1962 C Pacheco y su Charanga, Vol III – Que suene la flauta. (Alegre 8110)
1963 C Pacheco y su Charanga, Vol IV – Suav’ito. (Alegre 8200)
1964 C Spotlight on Pacheco, Vol V. (Alegre 8270)(El Carabiné)

Grabaciones con los sellos Fania y Vaya.

1964 C Mi nuevo tumbao.....Cañonazo. (Fania 325)(Cañonazo, Fania)
1965 C Pacheco at New York world´s fair. (Fania SLP 326)
1965 C Te invita a bailar. (Fania SLP 327)
1965 C Pacheco – His flute and Latin Jam. (Fania SLP 328)(Sugar Frost)
1966 C El gran Pacheco. Viva África. (Fania SLP 330)
1966 C By popular demand. Pacheco y su Charanga. (Fania 333)(Bilongo)
1967 C Sabor típico. (Fania 339)(Soy hijo del Siboney)
1968 C Latin pipper. (Fania SLP 358)
1968 C Volando bajito. (Fania SLP 363)
1970 C La perfecta combinación. (Fania SLP 380)
1971 C Los Compadres. (Fania SLP 400)(Con El Conde)
1971 C Los Dinámicos. (Fania SLP 402)(Respaldando a Justo Betancourt)
1971 C Pacheco. 10 great years. (Fania SLP 409)
1973 C Había un vez / Once upon a time. (Tico LP 7680)
1973 C Tres de café / Dos de azúcar. (Fania SLP 436)
1974 C Celia & Johnny. (Vaya V 31)(Con Celia Cruz)
1974 C Lo mejor de / The best of Pacheco.
1975 C Tremendo caché. (Vaya )(Con Celia Cruz)
1975 C El Maestro. (Fania SLP 485)(Con Hector Casanova)(El Faisán, Simaní)
1976 C Recordando el ayer. (Vaya VS 52)(Con Celia, Justo y Papo)
1977 C Los dos Mosqueteros. (Vaya 63)
1977 C El Artista. (Fania SLP 503)(Con Hector Casanova)(Esa prieta)
1977 C Llegó Melón. (Vaya VS 70)(Con Luis Silva “Melón”)(Don Toríbio)
1978 C Eternos. (Vaya )(Con Celia Cruz)(El bajío)
1979 C Los Amigos. Johnny Pacheco / Héctor Casanova. (Fania 540)
1979 C Los Distinguidos. Johnny & Daniel. (Fania 549)
1980 C Pacheco, Fajardo & Pupi – Las tres flautas. (Fania JM-561)
1980 C La Crema. Pacheco y Monguito “El Único”. (Fania 567)
1980 C Champ. (Fania 587)(“El Conde”, H. Casanova, “Melon”, Wilfrido Vargas)
1980 C Sabrosura. Pacheco y Monguito. (Fania JM 587)
1980 C Celia, Johnny and Pete. (ML 90)(Así cantaba papá)
1981 C El Zorro de Plata presenta al Flaco de Oro. (Fania 600)
1981 C Early Rhythms. (Coco CLP-162)(El Bodeguero, Patricia, Mambo Inn)
1982 C Fajardo & Pacheco. (Fania JM 603)
1982 C De película. Rolando La Serie y Johnny Pacheco. (Fania 613)
1983 C De nuevo Los Compadres. (Fania JM 625)
1984 C Flying high. Pacheco y Melon. (Vaya JMVS 100)
1985 C Jícamo. (Fania 638)
1985 C De nuevo Celia Cruz & Johnny Pacheco. (Vaya JMVS-106 )
1987 C Salsobita. (Fania JM-644)
1989 C Celebración. (Fania 652)
1993 C Sima. (Fania 670)
2000 C Johnny Pacheco. (Fania 725)

ACROARTE LA VOTO POR LOS 410

Su primer Presidente lo fue el señor J. Eduardo Martinez, quien junto a Carlos T. Martines quien posteriormente ocuparía la presidencia y Mundito Espinal, fueron las personas que iniciaron y dieron curso a las gestiones para la creación de la institución.
La historia de Acroarte esta basada en lo que es el estudio y análisis del medio artístico en todos sus aspectos, es por ello que desde su nacimiento esta ligada de forma directa con la planeación organización y realización de los Premios Casandra, los cuales se vienen realizando desde 1985, idea que nació durante la gestión de Carlos T. Martinez, y enriquecida con la opinión de Don Francisco Álvarez Castellano quien opinó que si la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York premiaba a los artistas, nosotros en la República Dominicana también podíamos tener una premiación. fue entonces cuando Carlos Cepeda Suriel sugirió el nombre de la insigne folklorista Casandra Damirón para designar el premio, que había fallecido el 5 de diciembre de 1983, por haber sido un símbolo del artista dominicano que cubrió una época de gloria en el arte nacional.
Durante la gestión de Carlos T. Martínez se produce la incorporación de la entidad, el equipamiento de la oficina y junto a los demás directivos organiza los primeros Premios Casandra, transmitidos en vivo desde el Cine Olimpia por Telesistema el 15 de abril de 1985, con la colaboración de Jhonny Ventura y Almilcar Vidal y el patrocinio de la firma Barceló y Cía. Desde entonces La historia de la Asociación de Cronistas de Arte y de Los Premios Casandra se escriben en las mismas líneas.
En 1987 fue elegido José Tejada Gómez como tercer presidente de Acroarte, a quien correspondió asumir el proceso de conversaciones y reuniones con la Cervecería Nacional Dominicana para lograr el patrocinio de la premiación, a raíz del retiro de Barceló.
Luego de varios intentos de negociación la Cervecería Nacional Dominicana acepta respaldar y otorgar su patrocinio a La Asociación de Cronistas de Arte y especialmente a Los Premios Casandra.
Fue a partir de la gestión de José Tejada Gómez cuando quedaron establecidas las bases para el ceremonial de la premiación, donde se acordó que Acroarte no manejaría presupuesto como se hacía anteriormente, sino, la cervecería, y como compensación a la asociación, la empresa de E. León Jiménez apoyaría todas las actividades educativas y recreativas que hiciera Acroarte para la membresía.
Así, las dos premiaciones montadas en este primer periodo presidencial de Tejada Gómez fueron realizadas también en Bellas Artes, tomando más fuerza por la desaparición en 1987 de los Premios El Dorado.
Cristhian Jiménez, el cuarto presidente de la Asociación de Cronistas de Arte fue elegido en 1989, dando continuidad al proceso de solidez de la institución.
La premiación Casandra se vistió de gala exhibida entonces en el lujoso escenario del salón La Fiesta del Hotel Jaragua, donde se celebraron las dos entregas correspondientes a la gestión del editor de esta revista; afianzando aun más el apoyo tesonero de la Cervecería Nacional Dominicana a las codiciadas estatuillas.
Luego de la elección del quinto presidente de Acroarte en 1991, comenzó a realizarse la premiación en la sala principal del Teatro Nacional, al cumplirse un acuerdo de la anterior directiva con la dirección del organismo. Cáceres y su equipo ubicaron las oficinas de Acroarte en el edificio del Colegio Dominicano de Periodistas.
Joseph Cáceres fue reelegido en 1993 e introdujo el atractivo de traer y reconocer artistas extranjeros en el ceremonial de los premios Casandra. En 1995 gana las elecciones de Acroarte por segunda vez el periodista José Tejada Gómez, con una ventaja de seis votos por encima de su contrincante Cáceres, quien aspiraba a un tercer período.
En manos de Tejada Gómez, los premios Casandra siguen creciendo y expandiendo su importancia por Latinoamérica, logrando su difusión en canales de televisión de Estados Unidos. En Junio de 1997 salió electo Napoleón Beras, como el presidente número seis de Acroarte, veterano comunicador de amplia experiencia como miembro de anteriores directivas. En sus manos la membresía de Acroarte deposito la confianza hasta 1999, cuando concluyo exitosamente sus dos año de gestión. Al convocarse a elecciones como establecen los estatutos en 1999, transcurrido el periodo del Sr. Napoleón Beras, obtiene la presidencia de la institución el Sr. Joseph Cáceres.
La conmemorativa del XXV Aniversario de los premios Casandra será recibida por 48 artistas ganadores, incluidos El Soberano, más los tres internacionales, que han sido anunciado para el ceremonial del próximo 24 de marzo en el Teatro Nacional.
El señor Hidalgo, Director de Asuntos Corporativos de la Cervecería, muestra la nueva presea plateada.
El señor Hidalgo, Director de Asuntos Corporativos de la Cervecería, muestra la nueva presea plateada.
Como forma de celebrar la boda de Plata de Acroarte y Premios Casandra, la estatuilla será de Oro Blanco.
Como forma de celebrar la boda de Plata de Acroarte y Premios Casandra, la estatuilla será de Oro Blanco.
Esta vez el baño de la estatuilla es de oro plateado, para simbolizar la Boda de Plata de los premios Casandra. Su diseño fue dispuesto por la Cervecería Nacional Dominicana, patrocinadora del importante galardón que anualmente entrega junto a la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte).
La estatuilla, además de un baño de oro plateado, y no dorado como fue hasta la pasada entrega de los premios Casandra, tiene un mayor tamaño, así como más grande es su base.
Teodoro Hidalgo, Director de Comunicaciones Corporativas del Grupo León Jimenes, mostró la nueva estatuilla con los nuevos matices de la efigie. Con esta iniciativa la Cervecería Nacional Dominicana reitera su compromiso de honrar junto a Acroarte al artista dominicano con el más alto nivel de excelencia.
La estatuilla de los premios Casandra fue diseñada hace 22 años. La escultura se confecciona en Illinois, Estados Unidos, y está a cargo de la empresa Owens (la misma que se encarga de la estatuilla del Oscar).
Su base es tallada en República Dominicana por el joven Luís Lluberes, quien ha hecho su aporte a la elegancia de la estatuilla: "Como las estatuillas vienen listas desde los Estados Unidos, lo que me toca es hacer las bases, tornearlas y preparar las placas que indican la categoría a la que corresponde cada una. Es delicado porque cuando trabajas con obreros, las estatuillas se pueden perder y eso tiene un valor".
Acroarte y la Cervecería Nacional Dominicana entregan anualmente este galardón como homenaje permanente a la insigne artista dominicana Casandra Damirón, quien fuera una fecunda creativa del arte dominicano.
La entrega del 24 de marzo será en el Teatro Nacional Eduardo Brito, a partir de las 8:20 de la noche. Será transmitido por Telemicro, Canal 5. La producción artística es de Aidita Selman.